17 marzo, 2013

Frases de Nelson Mandela


"Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada."

"En el curso de mi vida me he dedicado a la lucha del pueblo africano. He combatido la dominación blanca y he combatido la dominación negra. He promovido el ideal de una sociedad democrática y libre en la cual todas las personas puedan vivir en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir, hasta lograrlo. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir."

"Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión." La gente tiene que aprender a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario.

"Si quieres hacer la paz con tu enemigo tienes que trabajar con él. Entonces se convierte en tu compañero."

"Nadie en mi familia había asistido la escuela [...] En el primer día de escuela, mi maestra, la señorita Mdingane, dio a cada uno un nombre en Inglés. Esa era la costumbre entre los africanos en esos días y fue, sin duda debido al sesgo británico de nuestra educación. Ese día, la señorita Mdingane me dijo que mi nuevo nombre era Nelson. ¿Por qué este nombre en particular? no tengo ni idea."

Nelson Rolihlahla Mandela (Mvezo, Unión de Sudáfrica, 18 de julio de 1918 - Falleció el 5 de diciembre de 2013), conocido en su país como Madiba. Abogado y político, fue el primer presidente de Sudáfrica elegido democráticamente mediante sufragio universal así como el líder del Umkhonto we Sizwe, el brazo armado del Congreso Nacional Africano (CNA).
En 1962 fue arrestado y condenado por sabotaje, además de otros cargos, a cadena perpetua. Mandela fue el prisionero número 466/64, es decir el prisionero número 466 en 1964. El gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid (dentro y fuera del país). Estuvo 27 años en la cárcel, la mayoría de los cuales estuvo confinado en la prisión de Robben Island. Tras su liberación el 11 de febrero de 1990, Mandela lideró a su partido en las negociaciones para conseguir una democracia multiracial en Sudáfrica, cosa que se consiguió en 1994 con las primeras elecciones democráticas por sufragio universal. Mandela ganó las elecciones y fue presidente desde 1994 hasta 1999, dando frecuentemente prioridad a su reconciliación. Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido en 1993 el Premio Nobel de la Paz.

Ver también:
http://www.46664.com/

2 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

El señor Mandela es de los grandes humanistas contemporáneos.

Alguien lo lee dijo...

Existen hombres dignos de admiración, que son un ejemplo de fortaleza y templanza. Deseo que las nuevas generaciones los puedan apreciar o descubrirlos. Es tan íntegra su convicción que sólo una frase puede sacarnos de la llanura cotidiana. Muchas gracias.